Consejos de seguridad informática para los más chicos

ESET, empresa líder en detección proactiva de amenazas informáticas, pone a disposición las 10 reglas de oro para asegurar una experiencia sana y segura en Internet para los más chicos.

De acuerdo a los resultados de Online Security Brand Tracker, un proyecto global de investigación encargado por ESET y desarrollado por InSites Consulting entre Abril y Mayo de este año, más de la mitad de los usuarios de Internet (53.7%) considera la exposición de los menores a material inapropiado en la web al menos como una “grande”.

Según el estudio, realizado entre más de 1500 millones de usuarios en todo el mundo, el 25.9% considera que se trata de la “mayor amenaza” para los niños en Internet mientras que el 27.8% la identifica como una amenaza “grande”.

“Existen unas pocas y simples reglas de seguridad que los padres deben tener en mente para proteger a los más pequeños durante la navegación. La educación y el diálogo son fundamentales para la prevención y es importante charlar con los chicos para guiarlos”, declaró Sebastián Bortnik, Coordinador de Awareness & Research de ESET Latinoamérica.

Entre los consejos fundamentales que los padres deben tener en cuenta se encuentran:

1-    Asigne un usuario al niño: Es la única forma eficiente de controlar sus actividades en Internet. El usuario administrador de un sistema debe pertenecer siempre a un adulto.

2-    Utilice herramientas de control parental: Estas herramientas, incluidas en la versión 5 de las soluciones de ESET, pueden ser aprovechadas tanto en los navegadores como en los software antivirus.

3-    Monitoree el historial de navegación: Si el mismo es eliminado es un buen motivo para tener una charla.

4-    Controle la cámara web y asegúrese que la misma está desconectada mientras no se la deba utilizar.

5-    Revise las configuraciones de las redes sociales del niño: Un muro de Facebook compartido públicamente, sin limitaciones, puede ser un riesgo para la integridad del joven.

6-    Mantenga actualizado su antivirus y su herramienta de control parental.

Además, se debe instruir a los chicos para:

7-    No enviar información confidencial por Internet: Su información jamás será solicitada por correo electrónico o por chat. Los bancos no solicitan los datos de su cuenta y mucho menos su PIN. Es importante, a su vez, no ceder esta información a sus hijos.

8-    No responder los mensajes de acoso: En caso de que sus hijos reciban mensajes de acoso por Internet, es necesario explicarles que no deben tomar represalias al respecto. Normalmente, el acosador busca este tipo de reacción en los niños para poder seguir fomentando su deseo de hacer daño. Este tipo de situaciones deben ser apaciguadas por los padres y, en caso de repetirse, notificadas a las autoridades correspondientes. Para eso, los mensajes recibidos no deben ser eliminados, dado que constituyen la evidencia del acto.

9-    Entender que no todo lo que se ve en Internet es verdad: Los hijos deben ser conscientes de que no toda la información que se distribuye en la web proviene de una fuente confiable. Hoy por hoy, en Internet, es muy fácil obtener un espacio para poder publicar opiniones. Por ende, se debe ser muy cuidadoso a la hora de recurrir a esos contenidos.

10-  Mantener una comunicación abierta: La comunicación que tenga con sus hijos juega un rol clave en su seguridad. Resulta mucho más productivo animarlos a comentar sus miedos e inquietudes que reprimirlos con sanciones. Que se mantenga un buen clima y un diálogo abierto, tanto en Internet como en la vida real, pueden llegar a ser la clave del éxito.

“Con equipos informáticos cada vez más modernos y un lenguaje que evoluciona rápidamente, hoy los padres sufren la doble presión de tener que educarse para poder educar a sus hijos. Pero es fundamental enfrentar la tarea con calma y mantener el control de modo de generar un ambiente de colaboración familiar. La clave es ser paciente y saber escuchar”, concluyó Bortnik.

La educación cobra un papel fundamental en la prevención de los más sofisticados ataques informáticos. Es por esto que ESET Latinoamérica ha desarrollado la primera Plataforma de Educación en Línea con interesantes cursos para capacitar a los usuarios en el uso correcto de los recursos de Internet y las amenazas que atentan contra esto.

Se puede acceder a la Plataforma Educativa en Línea de ESET visitando: http://edu.eset-la.com/

ESET aconseja tomar precauciones al conectarse a un Wi-Fi público

Las redes inalámbricas presentan riesgos para la seguridad de los usuarios como el sniffing, la fuga de información, la interceptación de accesos por medio de una red gemela y los intentos de ataque 0-day.

Con más de 10 millones de puntos de acceso Wi-Fi pagos o gratuitos alrededor del mundo, los usuarios pueden conectarse a Internet desde casi cualquier lugar, desde plazas hasta aeropuertos. Sin embargo, es importante tomar conciencia de los riesgos que representan este tipo de conexiones para la seguridad de la información.

De acuerdo a los descubrimientos de Online Security Brand Tracker, un proyecto global de investigación encargado por ESET y desarrollado por InSites Consulting entre Abril y Mayo de este año, casi la mitad de los usuarios de Internet alrededor del mundo se conectan a Internet por medio de dispositivos portátiles. Las notebooks son las más populares, con los 41% de los resultados, seguidas en segundo lugar por las netbooks (3%). Completan el podio de utilización los smartphones (2%) y las tablets (1%).

“Utilizar una conexión gratis en un lugar que no frecuentamos, como un aeropuerto, puede parecer un modo eficaz de resolver tareas diarias cuando contamos con poco tiempo para buscar alternativas más seguras. Sin embargo, puede tener un alto costo: las credenciales de acceso y el tráfico de la red puede ser espiado y capturado y la información que está siendo transmitida, robada”, aseguró Cameron Camp, investigador de ESET.

Entre las amenazas informáticas que puede propagarse por medio de una conexión Wi-Fi podemos mencionar:

·         Sniffing: Software o hardware que puede capturar y guardar el tráfico de una red.

·         Fuga de información: los cibercriminales pueden modificar el tráfico de la red de modo de obtener datos confidenciales, como credenciales bancarias.

·         Interceptación de accesos por medio de una red gemela: configuración de redes para simular una conexión Wi-Fi segura.

·         Intentos de ataque 0-day a sistemas operativos y aplicaciones: ataques a través de exploits previamente desconocidos.

Resulta importante ser especialmente precavido cuando se trata de una red inalámbrica cuyo nombre no reconoce o se asemeja cercanamente al de una oficial. Lo mismo ocurre en aquellos casos de redes donde no es necesaria una contraseña para lograr el acceso.

“El truco ocurre por medio de una tecnología proxy, que intercepta captura y almacena una copia de las comunicaciones Wi-Fi en el equipo del ciberatacante, enviando luego la información a la red inalámbrica correcta. Esto ralentizará el tráfico del equipo levemente, pero en el caso de conexiones muy congestionadas es díficil saber si estamos siendo víctimas de un ataque o simplemente hay demasiados usuarios conectados al mismo tiempo, agregó Cameron Camp.

Por otro lado, es fundamental asegurarse que el envío de datos se realice por medio de conexiones de protocolo seguro como https. También es recomendable utilizar una red privada virtual (VPN, del inglés Virtual Private Network) de modo que los datos circulen de manera cifrada y el atacante no pueda tener acceso a los mismos.

Además, ESET Smart Security 5 ofrece una útil característica para “redes fuera del hogar” que alerta al usuario cuando se conecta a un Wi-Fi público, de modo de ofrecerle la protección necesaria. Para probar el producto en su versión Release Candidate puede visitar: http://www.eset-la.com/landing/eset-smart-security-5-beta